Tag Archives: descanso

Movimiento Slow Life: Baja las revoluciones y disfruta más

Hoy más que nunca es momento de detenerse y sopesar prioridades, porque como dijo alguna vez Carl Honoré –uno de los líderes del movimiento slow– estamos corriendo por la vida en vez de disfrutarla.

 

Sentimiento que se ha exacerbado en este último tiempo, ya que tal y como señala la Neuropsicóloga Alejandra Escandón*, “la salud mental y su cuidado están formando parte activa de esta nueva pandemia, pues la prevalencia de sintomatología depresiva, ansiosa y de estrés ha explotado a partir de 2020, arrastrando consecuencias que recién conoceremos en las próximas décadas”. Por lo mismo, agrega que “bajar el ritmo de vida, exigencia y sobreexcitación constante servirá para enfrentar de mejor manera estos tiempos”.

 

Y es que como cuenta la profesional, “el estrés se activa en nuestro cuerpo y cerebro como respuesta de alerta a algo que altera nuestras funciones básicas. Está pensado evolutivamente como parte de la supervivencia y no cada vez que alguien nos toca la bocina o nuestro jefe exige la entrega rápida de un informe… Evolutivamente hemos retrocedido como especie y dejado entrar en nuestra vida estresores que afectan nuestra existencia. Eventos que desencadenan avisos de peligro permanente, a los cuales el cerebro reacciona, aprendiendo crónicamente a responder y sobreadaptarse”.

 

¿Entonces por qué vale la pena bajar la marcha? Porque como responde Alejandra Escandón, “nunca es demasiado tarde y podemos desaprender a estresarnos y filtrar lo que realmente es amenazante… Vivir de forma consciente, plena y equilibrada sí se puede, por algo diversos estudios demuestran que hacer pausas mentales y físicas mejoran el estado de ánimo, la higiene del sueño y el bienestar en general”.

 

Una forma de ser 

Esta verdadera filosofía de vida propone la desaceleración del ritmo y el desarrollo integral de las personas con actividades que equilibren su cuerpo, mente y espíritu. ¿Cómo lograrlo? Valorando las pequeñas cosas, incitando a la meditación y aprovechando al máximo los momentos de desconexión. De esta manera, aspectos como el descanso, la comunicación, la alimentación sana y el cuidado de las relaciones interpersonales alcanzan un mayor nivel de conciencia y gratitud.

 

Dónde surgió

Esta tendencia nació en Italia en los años 80 como una cruzada contra la comida rápida, luego amplió su espectro a rubros tan diversos como la decoración, el vestuario o la ecología, transformándose en una nueva forma de mirar y experimentar el mundo.

 

Aquí y ahora

Alejandra Escandón, Directora del Centro Andes Neurofeedback te entrega las claves para aprender a vivir en tiempo presente.

  • Salir a dar un paseo puede ayudarte a regular la respiración y servir para activar tu cuerpo, llegando a calificarse de terapéutico en caso de cuadros ansiosos o de estrés.
  • Disfrutar de la naturaleza y experimentar con tus 5 sentidos, respirando profundo y observando el medio ambiente, relaja y tranquiliza.

– Comer sano y consciente. Disfrutar cada bocado observando sus colores, olores y sabores…

– Hacer yoga o buscar ejercicios que te enseñen a respirar, aumentará tu resiliencia frente a estímulos estresores.

– Darte tiempo para ti programando tu agenda, te permitirá tener tiempos de ocio.

– Cuidar tu higiene del sueño y usar menos pantallas estabilizará tus niveles de melatonina.

* Alejandra Escandón es Neuropsicóloga MA-BCN Cornell University y

Directora del Centro Andes Neurofeedback (www.andesneurofeedback.com).

 

Para conocer más de este tema, lee los siguientes libros:
  • “El elogio de la lentitud” de Carl Honoré.
  • “El arte de vivir con sencillez” de Shunmyo Masuno.

 

Haz un paréntesis en tu labor diaria, disfrutando de productos naturales que te ayuden a relajarte y estar mejor.

Prueba, por ejemplo, las alternativas que te ofrece la marca Helty 👈

 

¿Problemas para dormir? ¡Los inductores del sueño pueden ser la solución!

Dormir poco tiene graves consecuencias para la salud, ya que altera el funcionamiento del organismo, aumenta el riesgo de sufrir enfermedades crónicas, reduce la esperanza de vida, el estado físico y la fortaleza de la memoria.

Según la National Sleep Foundation, el periodo idóneo de descanso está entre 7-9 horas diarias para adultos. Por lo tanto, dormir menos de esa cantidad de horas durante un período de tiempo prolongado significaría que tenemos falta de sueño.

El insomnio es el trastorno del sueño más frecuente que se presenta en la población mundial y en estos últimos meses, los casos se incrementaron tras el estrés que ha provocado la pandemia y cuarentena.

Dentro de los principales síntomas que provoca el mal dormir, se encuentran:

  • Cerebro inactivo (Una persona que no duerme adecuadamente presentará un bajo nivel de rendimiento, menor agilidad, concentración y estado de alerta)
  • Mayor probabilidad de obesidad
  • Hipertensión
  • Riesgo de infarto cerebral
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Disminución del sistema inmune
  • Sonambulismo

 

Es por eso, que algunas personas pueden necesitar de medicamentos que les ayuden a dormir por un período corto de tiempo, como los inductores del sueño, que facilitan el poder dormir profundo y las horas adecuadas sin tener que despertar en la noche.

Pero en el largo plazo,  lo más recomendable es hacer cambios en los hábitos de estilo de vida, adquirir una correcta higiene del sueño, mejorar la alimentación y realizar actividad física por lo menos 3 veces por semana. Sin embargo, antes de acudir a los inductores del sueño, se debe analizar si el problema de insomnio radica en algún problema más profundo como depresión, ansiedad o consumo de drogas y alcohol.

Los inductores del sueño llamados hipnóticos solo pueden ser recetados por un doctor, ya que la mayoría de estos pueden llegar a provocar una dependencia y deben ser utilizados en un periodo de tiempo limitado.

Los hipnóticos más usados son:

  • Zolpidem (Ambien)
  • Zaleplon (Sonata)
  • Eszopiclona (Lunesta)
  • Ramelteon (Rozerem)

 

Lo más recomendable durante el tratamiento con inductores, es no consumir más de 3 pastillas para dormir por semana y no suspender el tratamiento sin la autorización del médico, ya que podría generar síntomas de abstinencia y mayores problemas para dormir. Además, es importante no consumir otro medicamento que pueda afectar el estado de alerta.

Recuerda que, ante cualquier síntoma como aumento del nerviosismo, problemas de coordinación motriz, confusión, pérdida de memoria o angustia extrema, debes acudir directamente con un especialista, para que pueda determinar los pasos a seguir en el tratamiento más adecuado para ti.

 

Por: Daniela Valdebenito