Category Archives: Salud

Fibromialgia: Una molestia recurrente

¿Sabías que celebridades como Lady Gaga, Morgan Freeman o Sinéad O’Connor padecen fibromialgia?… ¿Que en su oportunidad fueron tildadas de “hipocondríacas” por decirles a sus conocidos y cercanos que les dolía todo y de manera frecuente, sin encontrar indicios de alguna patología en sus exámenes de laboratorio ni de imágenes?…  Si te identificas con el sentir de estos artistas, aprende a discernir si eres víctima de esta incomprendida enfermedad.

Tal y como sostiene la Clínica Mayo en su página web, la fibromialgia “es un trastorno que se caracteriza por dolor musculoesquelético generalizado acompañado por fatiga y problemas de sueño, memoria y estado de ánimo”. Según varias investigaciones, este síndrome amplifica las sensaciones de dolor porque afecta el modo en que el cerebro y la médula espinal procesan este tipo de señales, provocando muchas veces en la persona que las experimenta cansancio, jaquecas, ansiedad o depresión.  También es normal que el paciente presente baja tolerancia al esfuerzo, rigidez corporal al despertar; hormigueo en sus manos, colon irritable y resequedad en boca y ojos.

Pero ¿por qué varios expertos tildan a la fibromialgia de síndrome más que de patología? Debido a que, para diagnosticarla, el especialista, en este caso reumatólogo, deberá basarse exclusivamente en un examen físico y en el historial clínico del paciente para determinarla.

Acorde al American College of Rheumatology esta afección suele darse más en mujeres que en hombres, no tiene cura y es de origen desconocido, siendo uno de los criterios para establecerla, que la persona sienta dolor corporal extendido por al menos 3 meses.

Se estima que entre 2% y 6% de la población mundial padece fibromialgia, que es una de las causas más frecuentes de consulta al reumatólogo, y que la edad promedio en la que comienzan sus síntomas es entre los 30 y 50 años.

 

Vivir con dolor

Para ayudar a controlar los síntomas de la fibromialgia y mejorar la calidad de vida de quienes la padecen, existen varias medidas.

  • Establecer horarios regulares para dormir y permitir que el cuerpo se recupere tanto física como mentalmente. Limitar el consumo de cafeína y evitar el cigarrillo y el alcohol.
  • Practicar ejercicios de respiración profunda y relajación muscular. Aprender a meditar para centrarse en el tiempo presente y regular la ansiedad.
  • Realizar una rutina de actividad física, que considere caminar, nadar o hacer ejercicios aeróbicos de bajo impacto o estiramiento, por ejemplo, pilates o yoga.
  • Vincularse con fundaciones y grupos de apoyo para aprender a conocer la enfermedad y cómo lidiar con ella de forma positiva.
  • Mantener una dieta equilibrada y abundante en frutas y verduras frescas, que prescinda de los alimentos ricos en gluten, los azúcares, las harinas y las grasas y privilegiar las opciones altas en triptófano como nueces, dátiles y plátanos, o alternativas probióticas como yogurt, kéfir o legumbres.

El 90% de los pacientes que padecen este síndrome experimentan cansancio, alrededor del 75%, trastornos del sueño y hasta un 25% ansiedad o depresión.

Para más información, lee:

–          “La fibromialgia: consejos y tratamientos para el bienestar”, de Amat editorial.

–          “Fibromialgia, el dolor incomprendido” del Dr. Manuel Martínez Lavín.

–          “Consejos y recetas antifibromialgia”, de Mariona Gummà.

 

 

 

¿ Cómo cuidar los ojos ? : Salud ocular

¿En qué consiste la salud ocular y qué cuidados hay que tener para mantener los ojos sanos?

La salud ocular se entiende como un estado de bienestar en el cual la persona tiene la agudeza visual necesaria para realizar sus actividades diarias. Está asociada a la ausencia de síntomas molestos como resequedad, ojo rojo o secreción.

Así y tal y como la gente protege su piel, debe hacerlo también con sus ojos. Por ejemplo, ser cuidadosa con el uso de lentes de contacto; retirar el maquillaje en la noche y lubricar los ojos en caso de presentar resequedad. Evitar estar expuesta a la contaminación o el humo del cigarrillo, que en el primer caso puede provocar daño en la superficie ocular y, en el segundo, en la retina. Y, por último, preocuparse de efectuar una consulta precoz en la eventualidad de observar síntomas poco frecuentes o tener historial familiar de enfermedades oculares.

¿A partir de qué edad se recomienda visitar al oftalmólogo?

La primera consulta oftalmológica debe llevarse a cabo una vez cumplidos los 4 años. A esa edad los niños son capaces de responder adecuadamente a la evaluación de agudeza visual. También hay algunos casos en que es fundamental realizar una consulta previa. Por ejemplo, si se percibe estrabismo o desviación ocular –o existe un familiar directo con esta enfermedad– o frente a la aparición de otros síntomas como lagrimeo, ojo rojo, secreción o similar.

Las evaluaciones se mantienen cada 1 a 2 años en caso de tener un examen normal o un vicio de refracción estable. Además, es esencial hacer un chequeo cerca de los 40 años, etapa en que comienzan a manifestarse síntomas derivados de la presbicia y se puede detectar signos tempranos de enfermedades como glaucoma u otras degenerativas.

 

¿Qué hábitos hay que evitar para no afectar la salud ocular?

Para los niños, es importante crear la costumbre de tener un momento de descanso visual respecto de las pantallas, con el propósito de prevenir la progresión de la miopía.

En los adultos, lo primero es evitar el cigarro, para proteger la superficie ocular y prevenir enfermedades degenerativas en la retina a mayor edad. Asociado a lo anterior, tener un buen control de las patologías crónicas y en el caso de algunos deportistas y trabajadores, promover el uso de lentes, antiparras o similares si se trabaja de manera expuesta.

¿Qué sugerencias daría en estos tiempos de pandemia para evitar la sobre exposición a pantallas?

Pocas veces nos habíamos visto expuestos a una pandemia como la actual. Nos tuvimos que adecuar a nuevos hábitos y formas de funcionamiento: teletrabajo y niños con educación desde el hogar y aunque no podemos evitar la exposición a las pantallas, sí podemos disminuir los problemas asociados a éstas.

Es común la aparición de dolor de cabeza al final del día, tanto en adultos como en menores. Por lo que es básico contar con los lentes adecuados y con la corrección necesaria; intercalar con algunos instantes de descanso visual: cada 20 minutos levantar la mirada desde la pantalla –sea del computador o dispositivos móviles– y mirar a lo lejos para relajar el enfoque, reducir los síntomas de cansancio visual y finalizar –especialmente en el caso de los más pequeños– con actividades en el patio o parque para aminorar el riesgo de desarrollar miopía.

Cuida tus ojos
  • Preocúpate de tener una alimentación balanceada y rica en vitaminas A y C, esenciales para el buen funcionamiento del sistema ocular.
  • Revisa la iluminación de los lugares donde estés para no recargar tu vista.
  • Protege tus ojos del sol, usando anteojos con filtro UV.

 

 

 

¿Hambre fisiológica o emocional?

Interpreta las señales

¿Sabías que la forma de alimentarte varía en función de tus sentimientos, o que muchas veces el apetito va o viene dependiendo de tu estado anímico más que de una sensación física? Descubre si comes para recuperar energías o suplir carencias.

Mark Twain, el connotado escritor estadounidense, decía que el hombre es el único animal que come sin tener hambre, bebe sin tener sed y habla sin tener nada que decir. Una premisa que se cumple a cabalidad si de apetito compulsivo se trata. Y es que como afirma la psicóloga Isabel Menéndez en su libro “Alimentación emocional”, las luchas internas con frecuencia son acalladas a base de llenarse la boca de comida, para de esta forma no pronunciar palabras o sentimientos no verbalizados. Una visión que comparte la psicoanalista Savelle-Rocklin al afirmar que, “muchas veces recurrir a la comida puede ser un intento de llenar un vacío interior, suplir el aburrimiento, la frustración o, incluso, la impotencia, transformándose en un premio de consuelo o recompensa”.

Así, y acorde a variadas investigaciones, el estado anímico influye en la manera de alimentarse, convirtiéndose en el refugio más cercano para generar una sensación de bienestar. Por algo, el vínculo comida-emociones se inicia desde el instante mismo en que el ser humano nace, haciendo que la leche materna permita su sobrevivencia y, al mismo tiempo, le brinde seguridad.

Distingue antes de comer

Para saber si estás comiendo por gula o requerimientos de nutrientes, aprende a identificar las diferencias.

  • Ten presente que el hambre emocional aparece repentinamente y es urgente, en tanto el fisiológico es paulatino y gradual.
  • El hambre emocional requiere alimentos específicos, por ejemplo, carbohidratos o productos altos en grasa, en cambio el fisiológico está abierto a una gama de alternativas y en los horarios correspondientes.
  • El hambre emocional no satisface a plenitud y muchas veces provoca sentimientos negativos o de culpa al acabarse, el fisiológico brinda una sensación de saciedad.

 

Gestiona tus impulsos

Para restringir tus deseos de comer compulsivamente, pon en práctica los siguientes consejos.

  • Conserva tu mente ocupada y evita el hambre emocional distrayéndote con actividades como pintar, hablar con los amigos, leer, caminar o meditar.
  • Haz ejercicio para reducir tu ansiedad al menos 30 minutos diarios.
  • Cuida tu higiene del sueño.
  • Planifica tu ida al supermercado y el menú semanal para controlar la alimentación impulsiva y los antojos.
  • Genera una nueva relación con la comida, descifrando tus emociones y analizando las causas de tu hambre.
  • Sigue una dieta equilibrada y saludable y evita los platos hipercalóricos o las dietas milagrosas.
  • Sé consciente de lo que comes: mastica de forma lenta cada bocado, siente su olor, sabor y textura.
  • Si experimentas ansiedad, mantente hidratado, bebiendo agua en abundancia e infusiones de té negro o rooibos para calmar las ansias.
  • Cuando sientas hambre excesiva, engaña a tu mente con alimentos como frutas, yogurt natural, queso fresco o palitos de verduras.
¡Devórate estos libros!
Maneja tu forma de comer, leyendo estas sugerencias.

  • “Comer atentos: guía para redescubrir una relación sana con los alimentos”, de Jan Chozen Bays.
  • “Adiós al hambre emocional” de Laila Solé.
  • “Nutrición emocional” de Fran Sabal.
  • “De qué tienes hambre”, de Deepak Chopra.

Comer emocionalmente no debe perdurar en el tiempo, pues puede provocar trastornos de conducta alimentaria, cuadros ansiosos o depresivos, problemas en la resolución de conflictos e, incluso, aislamiento social.

 

Células madre sanguíneas: Segunda oportunidad de vida

En nuestro país se diagnostican anualmente alrededor de 4 mil casos de cáncer a la sangre; de éstos alrededor de un 25% de niños y 40% de adultos necesitarán trasplante de células madre sanguíneas para sobrevivir. Únicamente 1 de cada 4 de estos pacientes logrará encontrar un donante 100% compatible al interior de su familia, el resto deberá buscar una alternativa no emparentada que comparta características de compatibilidad genética en las bases de datos mundiales creadas con este propósito. Para conocer más de este tema, Salcobrand entrevistó a Ignacia Pattillo, directora ejecutiva DKMS Chile.

 

Desde que DKMS llegó al país se han registrado más de 80.000 personas en la base de datos de posibles donantes y entregado más de 75 nuevas oportunidades de vida tanto a pacientes chilenos como extranjeros.

 

¿En qué consiste esta entidad y cuál es su principal objetivo?

 

DKMS es una fundación internacional que tiene como misión dar una segunda oportunidad de vida a pacientes que presentan algún tipo de enfermedad mortal a la sangre o patologías vinculadas al sistema hematopoyético y cuya única cura es un trasplante de células madre sanguíneas. La más común es la leucemia, pero también está el linfoma y otras enfermedades no oncológicas como inmunodeficiencias o anemias congénitas. Para ello, nosotros apoyamos a este tipo de pacientes a través de nuestro registro de potenciales donantes. Presente en nuestro país desde 2018, nuestra entidad nació en Alemania y también cuenta con filiales en Estados Unidos, Polonia, Reino Unido, India y Sudáfrica.

 

¿Por qué es importante que Chile posea este tipo de base de datos?

Porque la compatibilidad entre donante y paciente está ligada al origen étnico, por lo que es más probable que sea compatible con alguien que comparta sus mismas características de país o zona geográfica.

 

 

 La donación paso a paso

Para ser potencial donante, la persona interesada debe tener entre 18 y 55 años, vivir en Chile y presentar buena salud. Debe registrarse en www.dkms.cl y seguir las instrucciones de la página web.  Tras esto, recibirá un kit con tres hisopos para frotar al interior de sus mejillas y obtener las muestras de tejido genético necesarias para identificar ciertos marcadores de su HLA o Antígeno Leucocitario Humano, los que deben ser idénticos entre paciente y donante. Luego de procesar esta información, será subida a una base de datos y, si se produce coincidencia entre paciente y donante, éste último deberá someterse a una serie de exámenes médicos para confirmar su estado general y proceder al trasplante de células madre sanguíneas: “Hay dos formas de donar. La primera es mediante un procedimiento llamado aféresis, muy similar a una donación de plaquetas. El segundo método es por un procedimiento quirúrgico en el que las células madre sanguíneas son extraídas desde la médula ósea del hueso de la pelvis”, resume Ignacia Pattillo.

 

 

“La donación de células madre sanguíneas permitió a mi hija Teresita continuar con su vida normal tras la leucemia. En este caso, recurrimos al registro de datos de la Fundación DKMS Alemania porque aún no había llegado su filial a Chile, consiguiendo una gemela compatible que resultó ser una joven de origen polaco, quien tuvo la buena voluntad de ayudar a mi hija en este proceso, donar sus células madre y salvar su vida”, comenta María Teresa Tomasello.

 

¿Qué son las células madre sanguíneas?
 Son células especiales que permiten que nuestro cuerpo genere glóbulos blancos -esenciales para combatir infecciones-; glóbulos rojos, indispensables para transportar oxígeno a nuestro organismo y eliminar residuos; y plaquetas que posibilitan que la sangre coagule.Este tipo de células se encuentran en la médula ósea, en los restos de placenta y en el cordón umbilical de los recién nacidos.

 

Huesos y articulaciones en invierno

¿Por qué aumentan los dolores musculares y articulares en época de frío?

Al exponernos a bajas temperaturas, el cuerpo pierde calor al entrar en contacto con el medio ambiente, por irradiación, y también como consecuencia del viento. Cuando esto ocurre, el hipotálamo recibe la información de los distintos tejidos y activa mecanismos de generación de calor como, por ejemplo, la contractura muscular involuntaria o escalofríos, que hace que se incremente el tono muscular y el consumo de energía. También se produce vasoconstricción, con el propósito de evitar que se pierda temperatura por la superficie corporal; se genera la piel de gallina, y aumenta el metabolismo celular.

 

¿Cuáles son las principales causas que generan este tipo de molestias?

Los dolores musculares y de articulaciones se provocan, principalmente, por adoptar malas posturas, tratando de evitar el frío, encogiendo los hombros y tomando una actitud encorvada y más rígida, por lo que duelen frecuentemente el cuello, hombros y la región dorsal. Como hay una mayor contractura muscular, las grandes y pequeñas articulaciones envueltas por los tendones de estos músculos y ligamentos, se sienten más tensas y con mayor dificultad para movilizarlas. También y al descender la presión atmosférica, se distiende el líquido sinovial, lo que hace que exista cierto aumento de volumen articular, que provoca un alza en las molestias. Si hay lesiones articulares o fracturas, los dolores son más intensos… En cuanto a los músculos, éstos pueden sufrir desgarros o distensiones, puesto que requieren mayor trabajo para lograr la temperatura adecuada y efectuar su función.

 

¿Qué medidas hay que tomar durante esta época para prevenir estas dolencias?

  • Mantener un ambiente cálido dentro de la habitación y preocuparse principalmente de los adultos mayores y niños pequeños, quienes no regulan muy bien la temperatura corporal, o no saben avisar si es que sienten frío.
  • Tener una buena hidratación, pues es fundamental para el metabolismo.
  • Usar ropa que permita conservar el calor, pero que no haga transpirar. Ojalá vestir en capas, para sortear cambios bruscos de temperatura.
  • Comer equilibradamente y no excederse con las grasas, ya que éstas infiltran y dañan la musculatura.
  • Oxigenarse bien, evitando el tabaco y los ambientes cerrados.
  • Realizar ejercicios suaves -por ejemplo, bicicleta estática- para conservar la movilidad de las articulaciones.

 

Cuida tus huesos
Para prevenir el dolor de huesos y articulaciones, pon en práctica los siguientes consejos:

  • Haz actividad física y ejercicios que promuevan la movilidad de tu cuerpo. ¡Recuerda empezar siempre con un precalentamiento!
  • Conserva una buena postura y descansa lo suficiente.
  • Toma sol 15 minutos diarios y con las debidas precauciones para que tu organismo produzca vitamina D.
  • No olvides que la alimentación también puede contribuir a conservar tu cuerpo caliente, reforzar tus huesos y lubricar tus articulaciones. Para ello, ingiere alimentos ricos en calcio, omega 3 y vitaminas C, D y E.
  • Si sientes alguna molestia en tu sistema músculo esquelético, prefiere los baños de tina o la aplicación de un guatero caliente para relajar la musculatura.

 

 

 

Para aliviar alguna contractura, usa un analgésico en spray como los que ofrece Laboratorios Prater, o calma la zona aplicando calor con alguna de las alternativas en guatero de Thermica.

 

 

*Jaime Marambio Monteverde es Médico Traumatólogo, especialista en artroscopia de cadera y rodilla de la Clínica Red Salud Providencia.

Instagram: DR_JAIME_MARAMBIO_TRAUMATOLOGIA

 

Movimiento Slow Life: Baja las revoluciones y disfruta más

Hoy más que nunca es momento de detenerse y sopesar prioridades, porque como dijo alguna vez Carl Honoré –uno de los líderes del movimiento slow– estamos corriendo por la vida en vez de disfrutarla.

 

Sentimiento que se ha exacerbado en este último tiempo, ya que tal y como señala la Neuropsicóloga Alejandra Escandón*, “la salud mental y su cuidado están formando parte activa de esta nueva pandemia, pues la prevalencia de sintomatología depresiva, ansiosa y de estrés ha explotado a partir de 2020, arrastrando consecuencias que recién conoceremos en las próximas décadas”. Por lo mismo, agrega que “bajar el ritmo de vida, exigencia y sobreexcitación constante servirá para enfrentar de mejor manera estos tiempos”.

 

Y es que como cuenta la profesional, “el estrés se activa en nuestro cuerpo y cerebro como respuesta de alerta a algo que altera nuestras funciones básicas. Está pensado evolutivamente como parte de la supervivencia y no cada vez que alguien nos toca la bocina o nuestro jefe exige la entrega rápida de un informe… Evolutivamente hemos retrocedido como especie y dejado entrar en nuestra vida estresores que afectan nuestra existencia. Eventos que desencadenan avisos de peligro permanente, a los cuales el cerebro reacciona, aprendiendo crónicamente a responder y sobreadaptarse”.

 

¿Entonces por qué vale la pena bajar la marcha? Porque como responde Alejandra Escandón, “nunca es demasiado tarde y podemos desaprender a estresarnos y filtrar lo que realmente es amenazante… Vivir de forma consciente, plena y equilibrada sí se puede, por algo diversos estudios demuestran que hacer pausas mentales y físicas mejoran el estado de ánimo, la higiene del sueño y el bienestar en general”.

 

Una forma de ser 

Esta verdadera filosofía de vida propone la desaceleración del ritmo y el desarrollo integral de las personas con actividades que equilibren su cuerpo, mente y espíritu. ¿Cómo lograrlo? Valorando las pequeñas cosas, incitando a la meditación y aprovechando al máximo los momentos de desconexión. De esta manera, aspectos como el descanso, la comunicación, la alimentación sana y el cuidado de las relaciones interpersonales alcanzan un mayor nivel de conciencia y gratitud.

 

Dónde surgió

Esta tendencia nació en Italia en los años 80 como una cruzada contra la comida rápida, luego amplió su espectro a rubros tan diversos como la decoración, el vestuario o la ecología, transformándose en una nueva forma de mirar y experimentar el mundo.

 

Aquí y ahora

Alejandra Escandón, Directora del Centro Andes Neurofeedback te entrega las claves para aprender a vivir en tiempo presente.

  • Salir a dar un paseo puede ayudarte a regular la respiración y servir para activar tu cuerpo, llegando a calificarse de terapéutico en caso de cuadros ansiosos o de estrés.
  • Disfrutar de la naturaleza y experimentar con tus 5 sentidos, respirando profundo y observando el medio ambiente, relaja y tranquiliza.

– Comer sano y consciente. Disfrutar cada bocado observando sus colores, olores y sabores…

– Hacer yoga o buscar ejercicios que te enseñen a respirar, aumentará tu resiliencia frente a estímulos estresores.

– Darte tiempo para ti programando tu agenda, te permitirá tener tiempos de ocio.

– Cuidar tu higiene del sueño y usar menos pantallas estabilizará tus niveles de melatonina.

* Alejandra Escandón es Neuropsicóloga MA-BCN Cornell University y

Directora del Centro Andes Neurofeedback (www.andesneurofeedback.com).

 

Para conocer más de este tema, lee los siguientes libros:
  • “El elogio de la lentitud” de Carl Honoré.
  • “El arte de vivir con sencillez” de Shunmyo Masuno.

 

Haz un paréntesis en tu labor diaria, disfrutando de productos naturales que te ayuden a relajarte y estar mejor.

Prueba, por ejemplo, las alternativas que te ofrece la marca Helty 👈

 

Enfermedades femeninas: La importancia de controlarse

¿Cuáles son los principales motivos de consulta en cuanto a enfermedades propiamente femeninas se refiere?

En general, las mujeres jóvenes consultan al ginecólogo a consecuencia de alteraciones hormonales como disturbios del desarrollo puberal, ciclos menstruales, lesiones funcionales de los ovarios o alteraciones de la fertilidad, siendo algunas de las enfermedades más comunes en este tipo de pacientes, el síndrome de ovario poliquístico y la endometriosis.

En mujeres sobre 30 años, se comienzan a presentar también patologías de carácter orgánico, tanto benignas como malignas, y sobre los 50, aquellas vinculadas al climaterio.

 

 

¿Qué patologías son más comunes a partir de las tres décadas?

Aquellos tumores de carácter benigno como los miomas o fibromas uterinos. Sus síntomas están vinculados al tamaño y ubicación del tumor y tienden a asociarse con menstruaciones abundantes, dolor pélvico o abdominal y alteraciones urinarias por compresión de vejiga, entre otros.

También pueden consultar por prolapso genital, que consiste en la caída del útero desde su posición normal en la cavidad pélvica al canal vaginal y que puede ir acompañado de deslizamiento de las paredes de la vagina, la vejiga u otros órganos cercanos como el recto.

A partir del climaterio -definido como el período de la vida posterior al cese de la función ovárica- las mujeres experimentan un descenso considerable en los niveles de estradiol, principal hormona femenina, por lo que deben controlarse por estar más expuestas a riesgos de enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, depresión y atrofia genitourinaria.

 

¿Cuáles son los cánceres más significativos en mujeres?

El cáncer de mama, que es la primera causa de muerte por este tipo de enfermedad en las mujeres de Chile y el mundo y el cáncer del cuello uterino, que es el cuarto más frecuente a nivel femenino. El primero corresponde a un crecimiento descontrolado de las células que conforman la glándula mamaria, principalmente de sus conductos y, el segundo, está asociado a una infección genital de transmisión sexual por el virus del papiloma humano (VPH).

 

Cuándo consultar
Para prevenir el cáncer de mamas, además del autoexamen periódico de senos y la realización de una mamografía anual a partir de los 40 años, si es que no presentas antecedentes de riesgo, debes visitar a tu ginecólogo en caso de:

  • Pérdida de líquido de aspecto hemático por un pezón.
  • Retracción de un pezón o de la piel mamaria al mover los brazos.
  • Palpación de algún nódulo en la región mamaria o en axilas.
  • Cambios de coloración de la piel o en la densidad mamaria.

 

Otras patologías frecuentes
  • Síndrome de ovario poliquístico: trastorno hormonal que se caracteriza por aumento de peso, resistencia a la insulina, alteraciones menstruales, incremento de volumen ovárico, alteración del perfil hormonal del ciclo menstrual e infertilidad.
  • Endometriosis: consiste en la aparición y desarrollo de tejido endometrial fuera del útero. Puede producir dolor menstrual de diversa intensidad hasta dolor pélvico severo permanente, con sangrados irregulares y tumores ováricos benignos.

 

 

*El Dr. Jaime Letzkus es Fellow en Cirugía Oncoplástica y reconstructiva mamaria en Milán, Italia. Profesor de Pre y Post Grado en la Universidad de Chile y Jefe del Departamento de Cirugía Reconstructiva Mamaria, del Hospital Clínico San Borja Arriarán (https://cirugiamamariachile.cl).

 

Probióticos: En buena compañía

John O’ Donohue, el reconocido filósofo y escritor irlandés, ¡tenía razón! Para estar en armonía, las personas deben ser capaces de conservar en perfecto balance lo interior y exterior, lo visible e invisible y lo conocido y recóndito. Una tarea que puede facilitarse gracias a la ayuda de los probióticos que, presentes de manera natural en varios alimentos, administrados como suplementos o, incluso, a través de la cosmética, pueden hacer que niños, mujeres y hombres se sientan en óptimas condiciones tanto por dentro como por fuera.

Definidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “microorganismos vivos que, si se administran en cantidad suficiente, tienen efectos beneficiosos para la salud”, estas bacterias “buenas” permiten mantener en equilibrio la flora bacteriana, fortalecer el sistema inmunológico y estimular la producción de nutrientes esenciales, entre otras propiedades. Para lograrlo sólo deben existir y poseer identidad tanto en género como en especie.

 

GRAND VIEW RESEARCH -EMPRESA ESTADOUNIDENSE DE CONSULTORÍA- PROYECTA QUE PARA 2025 EL MERCADO GLOBAL DE PROBIÓTICOS ALCANZARÁ LOS 77,09 BILLONES DE DÓLARES, COMO CONSECUENCIA DEL CRECIENTE INTERÉS POR LA SALUD PREVENTIVA.

 

Es que, para estar bien y con energía, uno de los requisitos básicos es contar con un intestino saludable, que permita protegerse de los agentes patógenos, controlar los procesos inflamatorios y la oxidación celular.

Principales beneficios

  • Refuerzan las defensas y cada cepa tiene un objetivo específico.
  • Regulan alergias e intolerancias alimentarias.
  • Colaboran en la formación de enzimas, vitaminas y ácidos grasos.
  • Controlan la propagación de microorganismos nocivos por el cuerpo.
  • Contribuyen a la digestión.
  • Promueven la absorción de calcio, hierro y magnesio.
  • Previenen enfermedades como colitis, síndrome del intestino irritable, enfermedad de Crohn e inflamación intestinal.
  • Disminuyen los riesgos de sufrir cáncer, hemorroides e infecciones urinarias.
  • Algunos estudios preliminares aseguran que, incluso, sirven contra la diabetes y la depresión.

100% comestibles

Si quieres consumirlos en alimentos, prefiere los productos lácteos fermentados como el yogurt, el kéfir, la leche o los quesos, o incluye en tu dieta diaria alternativas vegetales como la bebida kombucha, el chucrut o el miso.

 

Su aporte a la belleza
 Los probióticos no sólo equilibran la flora intestinal, también contribuyen a mejorar el aspecto de la piel, ya que ejercen una acción antiinflamatoria y antioxidante, reforzando la barrera cutánea, previniendo enfermedades como el acné, la psoriasis o la dermatitis atópica y, además, retardan el envejecimiento, por algo son ingrediente frecuente de sueros y cremas dermocosméticas.

 

Aprende a diferenciar
 La principal distinción entre probióticos y prebióticos es que los primeros son microorganismos vivos que se introducen al intestino al consumir diversos suplementos o comidas. En cambio, los segundos están formados por fibras vegetales no digeribles que estimulan el crecimiento de bacterias beneficiosas al interior de este órgano del cuerpo.

 

 

 

Calcio y vitamina D: Complemento perfecto

¿Sabías que la actividad física y la ingesta diaria de alimentos ricos en calcio y vitamina D permiten conservar tu esqueleto en perfecto estado? ¿O que el aporte de estos dos elementos puede protegerte contra el cáncer, la diabetes o un alza de presión arterial? Es que, por ejemplo, el calcio es el mineral con mayor presencia en el organismo y el cuarto componente a nivel corporal después del agua, las proteínas y las grasas, transformándose así en pieza fundamental del ciclo de vida humano, sobre todo en etapas como el embarazo, la lactancia, la infancia o la vejez. No por nada participa en el desarrollo de huesos y dientes, la coagulación de la sangre, la contracción y relajación muscular, la transmisión de los impulsos nerviosos, la regulación del ritmo cardíaco y la secreción de hormonas, entre otros.

“UN DÉFICIT DE VITAMINA D PUEDE PROVOCAR EN NIÑOS RAQUITISMO Y EN ADULTOS, OSTEOMALACIA Y OSTEOPOROSIS, LO QUE SE TRADUCE EN HUESOS DÉBILES Y CON ALTO RIESGO DE FRACTURAS. LA DOSIS PROFILÁCTICA RECOMENDADA ES DE 400 UNIDADES INTERNACIONALES EN MENORES Y 800 EN ADULTOS”, SEÑALA LA DOCTORA ÁVALOS.

 

Tal y como comenta Gabriela Pepay, Nutricionista del Centro Casa Nogal de Chicureo (www.casanogal.cl), “la gente en general desconoce que del total de calcio diario que consume, aproximadamente un 25% es absorbido por el organismo, por lo que para contar con los niveles requeridos debe fomentar la ingesta de vitamina D -sustancia imprescindible para fijar y metabolizar este mineral en el intestino-; promover la salud intestinal por medio del consumo de probióticos y estimular la actividad física”, agregando que “dependiendo de la edad cambian las necesidades de este componente, aunque dentro del ciclo vital la dosis máxima es de 1.300 mg y superior a los 2.000 mg, se corre el riesgo de presentar cálculos renales, desbalance de minerales o calcificación de arterias, entre otras patologías”. Y, ¿qué pasa si existe un déficit de calcio? La persona podría incrementar su probabilidad de sufrir osteoporosis en etapa senil, tener problemas dentales y de estructura ósea en general, sufrir de calambres musculares, insomnio, pérdida abundante de pelo o uñas quebradizas.

¿Dónde encontrarlo? Para ingerir balanceadamente este mineral, prefiere: – Productos lácteos, como queso, leche y yogurt. – Verduras de hojas verdes oscuras, como brócoli, acelga o espinacas. – Pescados con huesos blandos como jurel o sardinas. – Alimentos y bebidas fortificados con este mineral, como productos de soya, cereales, jugos de frutas y sustitutos de la leche. – Frutos secos como almendras, avellanas o semillas de sésamo. – Algas como nori o espirulina.

La mejor compañía Reconocida por garantizar la correcta mineralización ósea, la vitamina D es clave en la prevención de la osteoporosis. Además, y acorde a lo que señala Vivian Ávalos, Pediatra Broncopulmonar de la Universidad de Chile, “durante los últimos años se ha demostrado su participación en múltiples funciones del organismo, especialmente vinculadas con los sistemas inmune y cardiovascular”.

Por sus propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y neuroprotectoras permite conservar en alto las defensas, retardar el envejecimiento, regular los niveles de calcio y fósforo en la sangre y prevenir enfermedades como el cáncer, la depresión o la diabetes. Para conseguir la dosis adecuada de este micronutriente, exponte a diario a la luz solar e ingiere pescados azules -como el salmón y el atún-; yemas de huevo, champiñones, carne y productos lácteos ricos en grasa.

“PARA ASEGURAR LA CORRECTA ABSORCIÓN DE LA VITAMINA D, HAY QUE EXPONERSE A LOS RAYOS UV UN PROMEDIO DE 15 MINUTOS DIARIOS, SIN PROTECCIÓN SOLAR Y, OJALÁ, CON LOS BRAZOS Y PIERNAS AL DESCUBIERTO”, COMENTA LA NUTRICIONISTA. 

Clorofila, ¡pura vida para tu cuerpo!

 

UNA INVESTIGACIÓN LLEVADA A CABO POR LA UNIVERSIDAD ESTATAL DE OREGÓN, ESTADOS UNIDOS, DETERMINÓ QUE EL CONSUMO DE CLOROFILA DISMINUYE LA PRESENCIA DE TUMORES CANCERÍGENOS EN HÍGADO ENTRE 29 Y 63%.

 

Aristóteles, el célebre filósofo y científico griego, decía que la naturaleza no hace nada incompleto ni en vano, una premisa que se cumple a cabalidad al conocer las innumerables propiedades de la clorofila, el pigmento fotosintético por excelencia que -presente en plantas, varias algas y bacterias- es el responsable de dar color verde a gran parte de las especies del reino vegetal.

Estructurada molecularmente de forma similar a la sangre humana, la gran diferencia entre hemoglobina y clorofila es que la primera tiene al hierro como protagonista y la segunda al magnesio, pero ambas contribuyen al óptimo funcionamiento de órganos y sistemas.

Por algo este fitonutriente es esencial para oxigenar la sangre, incrementarla al interior de nuestro organismo, y distribuirla por las diversas células corporales.

Y no sólo eso, su ingesta produce un efecto détox, que favorece la eliminación de toxinas y metales pesados, mejora las defensas gracias a su capacidad alcalinizante, y regula la proliferación de gérmenes.

Indispensable para la salud

De hecho, incluir clorofila en la dieta diaria te permite:

  • Equilibrar el colesterol y glucosa en la sangre.
  • Asimilar los nutrientes y estimular la producción de estrógenos.
  • Mejorar la absorción de calcio, asegurando el buen estado de huesos y dientes.
  • Promover la protección de órganos como hígado o estómago.
  • Reforzar la memoria.
  • Incentivar el rendimiento muscular y nervioso.
  • Eliminar olores corporales y pesadez estomacal.
  • Prevenir ciertos cánceres como consecuencia de sus propiedades antioxidantes (rica en vitaminas A, C y E).
  • Maximizar la circulación sanguínea y aminorar los riesgos cardiovasculares.

 

En equilibrio por fuera y por dentro

Además, este compuesto -sea a través de la ingesta de alimentos o el uso de suplementos- estimula la cicatrización y elasticidad cutánea, controla el acné y las líneas de expresión y fomenta la apariencia de una piel suave y tersa. Y si a cuidado del pelo se refiere, este fitonutriente es rico en minerales, vitaminas y proteínas, por lo que sirve para el crecimiento capilar y el cese de la caspa.

Dónde encontrarla

Para asegurar la ingesta diaria, incluye en tu dieta aquellas verduras de hojas verde que tienen un alto contenido de clorofila, por ejemplo, espinaca, acelga, rúcula, lechuga, berro o perejil, y recuerda que mientras más oscuro sea el vegetal, mayor será el aporte de este compuesto.

Prefiérelas crudas y en ensaladas o batidos tal y como sugiere Colomba Fernández-Romo, Nutricionista de la Universidad Mayor con esta receta de jugo détox.

Ingredientes

½ manzana verde

1 pepino grande

1 tallo de apio

1 puñado de espinaca

Raíz de jengibre a gusto

 

Preparación

  • Lava muy bien las verduras y luego trózalas.
  • Licúa todos los ingredientes y agrega un poco de agua si queda muy espeso, ¡disfruta!

 

 

 

 

1 2 3 17