Tag Archives: sudor

Época de sudoración: aprende como controlar el sudor

La sudoración es un proceso fisiológico que regula la temperatura corporal y permite, de paso, resistir los cambios ambientales. Así, las personas no solamente transpiran a causa del calor o el ejercicio, sino también en momentos de estrés o ansiedad, cuando el sistema nervioso simpático responde a determinados estímulos.

De sabor salado, este líquido conlleva la expulsión de agua y electrolitos como sodio, potasio, zinc y magnesio y puede verse influenciado por el clima -ya que a mayor temperatura más alta es la deshidratación corporal- y también por el género, puesto que se sabe que los hombres suelen tener las glándulas sudoríparas más activas que las mujeres.

Respecto de edades, los niños, adolescentes y adultos jóvenes tienden a transpirar más, debido a que su metabolismo continúa en desarrollo.

Las glándulas sudoríparas regulan el calor corporal a través de la evaporación del sudor, pero también tienen como función desechar las toxinas del organismo.

Vive sin molestias

Prepárate para las altas temperaturas con simples y efectivas medidas:

  • Usa ropa de algodón si transpiras en exceso, pues este tipo de fibra permite que la piel respire, no así las telas sintéticas o transparentes, que activan las glándulas sudoríparas. Al instante de escoger un color para usar, opta por el blanco o el negro que camuflan los signos de la sudoración.
  • Si eres propensa a que te suden los pies, elige calzado y calcetines hechos con materiales naturales y quédate descalza cada cierto rato para ventilar tus extremidades.
  • Para controlar el exceso de sudor en axilas y palmas de las manos, consume zinc en gotas o cápsulas para reactivar las enzimas del sistema inmunológico encargadas de la hidratación cutánea.
  • Haz ejercicio con frecuencia para regular el sistema nervioso y disminuir el sudor corporal, pero practica deporte con vestimenta ad-hoc y diseñada para absorber la humedad cutánea.
  • Realiza actividades relajantes para controlar tus nervios y conservar en armonía tu organismo, ¡inclínate por el yoga!
  • Dúchate a diario y lávate las manos regularmente para impedir que se obstruyan los poros y se produzca mal olor.
  • Aplica leche de magnesio en axilas, manos y pies tras bañarte.
  • Depílate con frecuencia, ya que la eliminación del vello axilar permite una mejor circulación del aire e impide, por ende, el sudor excesivo.

 La hiperhidrosis es un trastorno que produce sudoración excesiva y localizada en ciertas partes del cuerpo, por ejemplo, axilas, manos y pies y que puede afectar a entre un 1% y 3% de la población. Varios estudios sostienen que está vinculada a una sobreestimulación de las glándulas ecrinas, provocadas por diversos estímulos emocionales.

Olvídate de…

Mantén la transpiración controlada, guiándote por las recomendaciones de expertos y no utilices aquellos productos que aceleren tu metabolismo, por ejemplo, el café, que exacerba el sistema nervioso y, por consiguiente, la sudoración; el alcohol que incrementa la temperatura corporal; los alimentos picantes como el ají o los pimientos que activan las glándulas sudoríparas, y las comidas hipercalóricas o altas en grasa, que potencian la transpiración recurrente.

Siempre fresca
 Para contrarrestar los efectos molestos de la época estival, hazte una infusión de salvia, una planta cuyas propiedades termorreguladoras te ayudarán a controlar la sudoración, o prefiere productos de higiene hechos a base de menta o romero, cuyas características aromáticas y antibacterianas, serán efectivas para el mal olor.

 

 

 

 

 

¿TE MOLESTA LA TRANSPIRACIÓN?

Si la transpiración es  excesiva, desproporcionada y repetida en el tiempo, tanto que interfiere con la vida cotidiana estas  sufriendo de ¡HIPERHIDROSIS!, habitualmente no hay causa aparente, aunque en la mayoría de los casos  se presenta espontáneamente  con el estrés, es localizada o focal. Se puede presentar en diferentes zonas del cuerpo, siendo las más frecuentes: Axilas, palma de las manos, planta de los pies, cara.

 

Afecta entre el 3% a 5% de la población mundial, habitualmente se inicia en la pubertad y aproximadamente en el 50% de los casos es hereditaria.Tiene implicaciones personales, sociales y laborales, ¡Altera la calidad de vida!

 

Existen algunos casos en que la hiperhidrosis  puede ser secundaria,  es decir es consecuencia de enfermedades, compromete todo el cuerpo y  por lo  general es consecuencia de a enfermedades tales  como,  disfunción neurológica, infecciones sistémicas, neoplasias, intoxicaciones, menopausia, etc.

 

¡La solución  para quienes padecen de HIPERHIDROSIS!

XERAC AC (Cloruro de aluminio hexahidratado al 6,25 %) para «hiperhidrosis leve»,  se aplica en focalizado en la zona a tratar (Axilas, palma de  las manos, planta de los pies, cara), solo en la noche sobre la piel limpia y seca. La primera semana  del tratamiento  5 a 7 noches consecutivas, luego cada 3 a 5 noches.

 

DRYSOL (Cloruro de aluminio hexahidratado al  20 %) para «hiperhidrosis  severa», se aplica en focalizado en la zona a tratar (Axilas, palma de  las manos, planta de los pies), solo en la noche sobre la piel limpia y seca. La primera semana  del tratamiento  5 a 7 noches consecutivas, luego cada 3 a 5 noches.

¿Cómo obtener axilas sin manchas?

Las manchas en las axilas son una problema que nos afecta a la mayoría de las mujeres. Las causas de esta pérdida de pigmentos de la piel son muchas: irritación, falta de exfoliación y transpiración excesiva. Te invitamos a incorporar estos consejos en tu rutina.

Un tema de transpiración: Compra un desodorante que cubra tus necesidades, que sea hipoalergénico y no contenga químicos que puedan manchar aún más tu piel.

Ojo con la exposición al sol: Cuando tomes sol, cuida tus axilas para evitar que se manchen. Aplica el protector solar en esta zona y cuando uses poleras sin mangas protégete para no quedar expuesta.

Cuidado con la depilación: Ya sea que te rasures, utilices cera u optes por láser, todos los métodos pueden manchar, irritar, resecar o inflamar la zona. Por ello, cuando termines de depilarte, humecta la piel y evita exponerte al calor.

Atenta a tu exfoliación: Las impurezas, células muertas y otras suciedades también se acumulan en las axilas provocando incómodas manchas. Exfóliate cada 15 días y humecta la zona para mantener la piel sana.