Tag Archives: salud

Aprende qué es la Adherencia farmacológica

Acorde a estadísticas de OMS, la tasa de adherencia a los tratamientos en el caso de enfermedades crónicas es de alrededor de 50% en los países desarrollados y de 20% en las naciones en vías de desarrollo, mientras que la falta de adherencia en general fluctúa entre el 15% y 93%, convirtiéndose en un problema de salud pública a nivel global.

Clave en el éxito de un tratamiento

El control de una enfermedad comienza por el autocuidado y el uso racional de medicamentos. Por lo mismo, es imprescindible conocer las implicancias de seguir o no las indicaciones médicas al pie de la letra. Preocúpate de tu salud y aprende más de este tema con la ayuda de Rafael Rivas, Químico Farmacéutico de Salcobrand.

¿Qué es la adherencia farmacológica y por qué es tan esencial?

Este término conlleva el cumplimiento de tomar la medicación prescrita por el médico tratante tanto en cuanto a su concentración, dosificación como duración del tratamiento, pues muchas veces los pacientes comienzan a sentirse mejor y suspenden los fármacos, generando -por ende- una reinfección y la obligación de tomar otro antibiótico más fuerte. En el caso de los hipertensos, este cese puede provocar variaciones en su presión arterial, o en el de los diabéticos, alterar su nivel de glicemia.

¿Por qué las personas tienden a cortar sus tratamientos?

Por varias razones, por ejemplo, por desconocimiento de las consecuencias de la enfermedad; también por factores vinculados a la edad del paciente o su entorno sociocultural. Así, un adulto mayor puede cortar su tratamiento porque toma muchos fármacos simultáneamente y se le olvida. Otro factor está relacionado al fármaco en sí, que puede desencadenar efectos adversos y hacer que la persona deje de tomarlo, como dolores de cabeza, vómitos, etc. O apuntar al principio activo de éste: el paciente siente que no está mejorando y en vez de esperar a que actúe terapéuticamente, lo corta. Por último, está el componente económico, el consumidor no sigue las indicaciones médicas por un tema de costo, de ahí la importancia de la orientación y asesoría por parte del doctor y el químico farmacéutico.

Según la Organización Mundial de la Salud, el concepto de “adherencia al tratamiento” incluye el desarrollo de conductas diversas que contribuyen a la mejoría del paciente, por ejemplo, consultar con un especialista, mantener disciplina y   constancia con el tratamiento prescrito, tomar la medicación según las indicaciones del médico, llevar un seguimiento adecuado del mismo y efectuar los cambios sugeridos en el estilo de vida.

Consejos para una correcta adherencia

  • Solicitar la asesoría del médico tratante o el químico farmacéutico en caso de tener dudas con el fármaco o su administración.
  • Crear un calendario que permita organizarse, e indique los medicamentos a tomar, su dosis y horario. En caso de pacientes polifarmacia o que ingieren varios fármacos a la vez, detallar también el principio activo de cada uno de éstos para no confundirse.
  • Contar con insumos médicos como pastilleros que faciliten el suministro y orden de los medicamentos.
  • Para recordar la administración de fármacos en tiempo y forma, activar la alarma del celular o solicitar la asistencia de algún familiar o cercano.

Riesgos de su incumplimiento

  • Al no llevar a cabo de forma correcta el tratamiento, no existe un control efectivo de la enfermedad.
  • Se induce a recaídas y a un empeoramiento de la calidad de vida del paciente.
  • Aumentan las consultas de asistencia primaria, especializada y de urgencias.

El hígado: Principal fábrica del cuerpo

¿Sabías que el hígado era considerado el órgano central del cuerpo humano por los mesopotámicos, pues según ellos en éste confluían el alma y las emociones?  ¿O que Alejandro Magno, el célebre rey de Macedonia y uno de los mayores conquistadores del mundo antiguo, no daba un paso en sus batallas sin antes consultar a sus asesores en hepatoscopia, un estudio predictivo que, por medio del análisis de esta víscera de animales sacrificados a los dioses, enunciaba el porvenir?

Y es que este verdadero laboratorio interno es fundamental para el metabolismo y los sistemas inmunológico y digestivo, entre otros, realizando más de 500 funciones vitales que lo transforman en una máquina perfecta. Así, es el responsable -por ejemplo- de convertir los alimentos en energía, producir hormonas y proteínas, generar bilis para poder desdoblar y quemar las grasas en el intestino, purificar la sangre y la cantidad de ésta en su tránsito por el organismo.

Además, por si fuera poco, dentro de sus facultades están las de regenerarse y limpiarse a sí mismo.

Sindicado como el segundo órgano más grande después de la piel, su relevancia es tal, que los otros sistemas dependen de éste para su salud y correcto funcionamiento, por lo que es imprescindible mantenerlo en buen estado para evitar la aparición de una serie de enfermedades ligadas a éste, por ejemplo, hepatitis viral, esteatosis no alcohólica e, incluso, cáncer hepático.

La enfermedad de hígado graso no alcohólico (EHGNA) se puede presentar en el 5% de los niños con peso normal o sobrepeso, incrementándose de manera significativa en caso de obesidad.

Una cifra en ascenso

La enfermedad del hígado graso no alcohólico se distingue por la acumulación excesiva de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas, derivando en ocasiones en un proceso inflamatorio de este órgano. Se suele denominar como una “afección silenciosa” porque no presenta síntomas evidentes y sólo a veces es acompañada por malestar general, dolor abdominal o sensación de pesadez tras ingerir comida. Aunque no se sabe a ciencia cierta su origen, la evidencia clínica sostiene que puede estar asociada a factores de riesgo como sobrepeso y obesidad, problemas de metabolismo, hipertensión arterial o, incluso, al síndrome ovario poliquístico. Una patología que actualmente afecta a casi 30% de la población en Chile versus un 25% a nivel mundial. ¿Las razones de estos índices? Los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo.

Volviendo al equilibrio

Para no sobrecargar al hígado, realiza ejercicio diariamente y sigue una dieta consciente y saludable. Por ejemplo, incrementa la ingesta de fibra y alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3 y reduce el consumo de azúcares simples y grasas saturadas. Privilegia:

  • Las verduras de hojas verdes, oscuras y de sabor amargo, que permiten eliminar los metales pesados del organismo.
  • Los cítricos, que son abundantes en antioxidantes y ayudan al hígado a neutralizar los radicales libres.
  • Las frutas como manzanas, que ricas en pectina y ácido málico, facilitan la expulsión de toxinas corporales y previenen la aparición de piedras en hígado y riñones.
  • Los frutos secos como las nueces, que altas en Omega 3, facilitan la eliminación de amoniaco del cuerpo.
  • La cúrcuma, una especia con propiedades antiinflamatorias que promueve la evacuación de los desechos.

 

Más que un simple órgano
 Diversas investigaciones reafirman la importancia de esta víscera, recalcando, por ejemplo, su papel protagónico en el control y selección de las comidas. Así, un estudio llevado a cabo por Matthew Gillum, profesor de la Universidad de Copenhague y su equipo, reveló que este órgano intenta reducir el antojo de azúcar tras ingerir bebidas endulzadas. Mientras que un artículo aparecido en la revista Cell, estableció que el hígado es capaz de llevar un registro del tiempo del organismo, aumentando y reduciendo su volumen acorde al horario del día y los ritmos circadianos, es decir, los cambios físicos y de comportamiento experimentados a nivel corporal en un ciclo de 24 horas.

 

 

Diabetes: Cuando lo dulce se convierte en agraz

Edward Stanley, ex Primer Ministro de Reino Unido, decía que aquellos seres humanos que no tienen tiempo para una alimentación saludable, tarde o temprano encontrarán el espacio para una dolencia. Una situación que se evidencia al revisar la novena edición del Atlas de la Diabetes de la FDI (International Diabetes Federation) y que indica que actualmente 463 millones de adultos padecen esta patología alrededor del mundo, estimando que esta cifra se incrementará a 578 millones en 2030 y a 700 millones en 2045.

Pero ¿qué es la diabetes y por qué hay que prevenirla o, al menos, controlarla? Acorde a la Organización Mundial de la Salud (OMS) “es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no secreta suficiente insulina o el organismo no utiliza eficazmente esta hormona encargada de regular la concentración de glucosa en la sangre”, provocando con el paso de los años daño en varios órganos y sistemas, especialmente corazón, vasos sanguíneos, ojos, riñones y nervios.

 

Además, existe en tres versiones, siendo la más común la Diabetes Mellitus tipo 2, que representa más del 90% de los casos y generalmente se da en adultos, vinculándose con factores de riesgo como la obesidad, el sobrepeso y el sedentarismo. También está la Diabetes Mellitus tipo 1, conocida como diabetes juvenil o insulinodependiente, que se caracteriza por una producción deficiente de insulina, requiriendo la administración diaria de esta hormona; y la Diabetes Gestacional que, como su nombre indica, surge durante el embarazo y conlleva una glucemia superior a la normal.

 

 

 

Preocúpate de tu salud

Para disminuir la probabilidad de padecer esta patología, mejora tu calidad de vida:

  • Mantén un adecuado peso corporal.
  • Realiza actividad física, especialmente ejercicio aeróbico, todos los días o al menos 3 veces por semana.
  • Aliméntate saludablemente, evitando el azúcar y las grasas saturadas.
  • Al momento de aliñar tus comidas, escoge aceite de oliva y sazona con poca sal.
  • Evita el cigarrillo y el alcohol para disminuir el riesgo de sufrir diabetes o enfermedades cardiovasculares.

Atentos a estos tips

Si quieres conservar la diabetes a raya, sigue los consejos de Jésica Quintero, Nutricionista con Postítulo en Nutrición Pediátrica y Alergias Alimentarias en el Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA) de la Universidad de Chile.

  • Si ya fuiste diagnosticada, reduce la ingesta total de carbohidratos, pues los estudios científicos demuestran que es lo más efectivo para el control glicémico.
  • Selecciona para tu plan alimenticio verduras sin almidón como acelga, alcachofa o apio.
  • Respeta el horario de tus comidas y su frecuencia (2 principales y una colación.
  • Despídete de los azucares simples, los granos refinados y los jugos de fruta, e inclínate por estos alimentos en su versión natural y con cáscara.
  • Al instante de comer, incluye en tu dieta las carnes magras; los lácteos descremados y las cocciones al horno, al vapor o la plancha, privilegiando la ingesta de ácidos grasos de cadena larga como pescados, frutos secos y semillas.

Según el Atlas de la Diabetes, la prevalencia de esta enfermedad a nivel global es de 9,3% y más de la mitad de los adultos (50,1%) no ha sido diagnosticado.

Las porciones sí importan

Para planificar bien tu alimentación, ten presente el método del plato propuesto por la American Diabetes Association.

  • Llena la mitad del plato con verduras sin almidón como espinacas, arvejas o brócoli.
  • En otro ¼ del plato agrega una proteína como atún, pavo o pollo.
  • En el ¼ restante, arroz integral o grasas “buenas” como nueces o palta en cantidades reducidas.

De vez en cuando

Si quieres comer algo dulce pero sano, haz esta receta sugerida por Jésica Quintero.

 Kuchen de frambuesas

Preparación

Para la base:

  • En un bol mezclar 1 taza de harina de avena y 1 taza de harina sin polvo de hornear, ½ taza de edulcorante en polvo, ralladura de limón y 4 cditas. de aceite, integrar con ayuda de un tenedor.
  • En un pocillo batir el huevo junto con el agua y añadir esta mezcla a la anterior. Incorporar y amasar hasta que no se pegue.
  • Estirar la masa sobre un mesón previamente enharinado y cubrir un molde de 20 cm. de diámetro, previamente aceitado, procurando dejar un borde de aproximadamente 4 cm.
  • Llevar a horno precalentado a 180°C por 10 minutos.

 

Para el relleno:

Unir 2 tazas de crema de leche baja en grasas, ½ taza de edulcorante en polvo, 2 cdas. de maicena diluida en ½ taza de agua, 3 yemas y esencia de vainilla. Integrar todos los ingredientes.

 

Montaje:

  • Sacar el molde del horno y poner sobre la base 1 ½ tazas de frambuesas y sobre éstas, el relleno.
  • Hornear por 35 a 45 minutos o hasta que la preparación haya cuajado. Dejar enfriar y llevar al refrigerador por un par de horas antes de servir.

 

 

 

Higiene oral: El secreto de unos dientes sanos

Para conocer más de este tema y su relevancia, Salcobrand entrevistó a Rodrigo Iriarte, Cirujano Dentista y Docente de la Facultad de Odontología de la Universidad de Los Andes.

 

¿Por qué es tan importante mantener una correcta higiene bucal?

Tanto los dientes como las encías son esenciales en la salud de las personas, puesto que permiten masticar y procesar los alimentos, mejorando la digestión y ayudándonos a conservar una buena salud en general. Adicionalmente, tener una bonita sonrisa y evitar el mal aliento aumenta la autoestima y permite desarrollar más confianza durante la interacción con los demás. Es por esto que una correcta salud bucal previene el desarrollo de las enfermedades más prevalentes de la boca y algunas enfermedades generales como diabetes o patologías cardiovasculares.

¿Cuándo debiesen iniciarse los hábitos de limpieza oral y cómo perfeccionarlos en el tiempo?

Estos cuidados debiesen comenzar con la erupción de los primeros dientes temporales (alrededor de un año de vida) como una manera de inculcar desde temprana edad estas buenas prácticas y mantenerse a lo largo de la vida, perfeccionando la técnica del cepillado de dientes, encías y lengua, con visitas periódicas al odontólogo para que examine esta zona y verifique su eficacia. En el caso de los adultos mayores, se recomienda el uso de cepillos eléctricos e interproximales y/o irrigadores para facilitar su proceso de higiene.

¿Cuáles son las patologías más frecuentes asociadas a una deficiente higiene bucal?

 

La principal enfermedad que afecta a la cavidad bucal es la caries dental, hoy entendida como un fenómeno de disbiosis o desequilibrio en la ecología del biofilm dental. Para prevenirla, es esencial moderar el consumo de azúcares, mantener una prolija higiene tanto de los dientes, las encías como la lengua, utilizar pastas dentífricas fluoradas y visitar regularmente al odontólogo. Otra patología prevalente en la cavidad oral es aquella que afecta a las encías y a los tejidos que rodean al diente (enfermedad periodontal). Para evitar su aparición, es fundamental que las personas tengan una rutina de cepillado diario (dos veces al día o después de cada comida), empleen hilo dental y enjuague bucal.

 

Consejos para una adecuada higiene bucodental

Lo primero es considerar que el factor decisivo en la higiene oral es la correcta selección del cepillo de dientes y la técnica empleada. Los demás elementos pueden considerarse coadyuvantes. En este sentido y, contrariamente a lo que muchas personas suponen, los cepillos suaves son los más aconsejados, ya que remueven de manera efectiva la placa bacteriana. En relación al procedimiento, en niños es recomendada la técnica circular con los dientes juntos y en la parte donde se mastica, de atrás hacia adelante. En adultos, la técnica de Bass modificada. En ella se usa el cepillo con una inclinación de 45º en la unión del diente con la encía y se realiza una leve vibración anteroposterior por algunos segundos, cambiando luego de sector, cubriendo cada cuadrante superior e inferior tanto hacia dentro como hacia afuera. El objetivo es que los filamentos penetren suavemente bajo la encía donde se acumula más frecuentemente el biofilm.

Esto debería complementarse con la utilización de pastas dentífricas, seda dental y/o cepillos interproximales, enjuagatorios y limpiadores de lengua.

Para tener presente
 La salud bucal en Chile ha mejorado durante el último tiempo, sin embargo, todavía existe una alta prevalencia de patologías orales, afectando la calidad de vida de quienes las padecen, siendo las más frecuentes la caries dental, las enfermedades gingivales, las periodontales y las anomalías dento maxilares. Así, y acorde a estudios nacionales (2007-2010) y detallados en el Plan Nacional de Salud Bucal 2018-2030 del Ministerio de Salud, a los 2 años la prevalencia de caries es de 17,5%; a los 4 años de 49,6% ; a los 6 años de 70,4% y a los 12, de 62,5%, aumentando con la edad hasta llegar a un 99,4% en adultos de 65 a 74 años.En relación a la enfermedad de las encías, la ocurrencia de gingivitis en niños y adolescentes es de 32,6% a los 2 años, incrementándose sostenidamente hasta un 66,9% a los 12 años.

Por su parte en la patología periodontal, las pérdidas de soporte dentario mayores a 6 mm en al menos uno de los dientes examinados son del 39% y 69% para los grupos de 35-44 años y 65-74 años, respectivamente.

Cifras que hacen constatar la relevancia de promover y educar en materia de hábitos de higiene bucodental.

 

 

 

 

 

Tercera edad: La sapiencia de la vida

Acorde a las palabras de Ingmar Bergman, el célebre director de cine sueco, “envejecer es como escalar una gran montaña: mientras se sube las fuerzas disminuyen, pero la mirada es más libre y la vista más amplia y serena”. Un sentimiento que invita a disfrutar esta etapa como corresponde y, ojalá, en plenitud y salud. ¿Cómo conseguir una buena calidad de vida pasados los 60? Se lo preguntamos a la Dra. Yadira Hernández, Médico Familiar de la empresa Care Services*.

¿Cuáles son los principales cuidados que se deben tener en la tercera edad?

Éstos se pueden dividir en físicos, mentales, sociales y espirituales.

Cuidados de la piel: se debe mantener a este órgano en buen estado hidratándolo, humectándolo, protegiéndolo de los rayos solares y con aseo diario.

Cuidados respiratorios: preocupándose de conservar una adecuada higiene de fosas nasales, teniendo técnicas de respiración y evitando la exposición a olores fuertes o alergenos.

Cuidados cardiovasculares: efectuando actividad física regular, cambiando de posición y haciendo pausas activas para asegurar la buena circulación sanguínea.

Cuidados digestivos: considerar una alimentación balanceada con alto consumo de frutas y verduras, además de comidas blandas y cocidas, producto de las modificaciones que se experimentan en esta etapa en cuanto a dentadura y flora intestinal, aparte de una abundante ingesta de líquidos.

Cuidados neurológicos: tener una óptima higiene del sueño, adecuando las horas de exposición a pantallas. Conservar hábitos de lectura y disfrute como escuchar música y estar orientado en cuanto a tiempo-espacio- persona.

Las personas mayores que realizan ejercicio son más coordinadas, presentan menos riesgo de sufrir accidentes por tropezones, controlan sus niveles de azúcar en la sangre, disminuyen su presión arterial y mejoran su estado anímico.

¿Qué tipo de actividades se recomienda fomentar?

Aquellas que sean variadas, tanto individuales, grupales, como familiares. Jamás aislar a los adultos mayores e incentivar en ellos tareas simples como caminar, bailar, participar de juegos de mesa o cualquier pasatiempo que involucre su integración social y conserve activa su función cognitiva.

Para evitar el sedentarismo, este tipo de personas pueden realizar ejercicios como nadar, pedalear bicicleta, hacer canotaje, usar bandas elásticas o levantar peso moderado con botellas de agua o mancuernas livianas. En cuanto a actividades de equilibrio, efectuar caminatas para afianzar los talones o levantar un pie para dejar caer el peso del cuerpo en el otro. En cuanto a estiramiento, hacer flexiones, extensiones e inclinaciones.

Sugerencias para pasar el tiempo
Juegos de memoria: por ejemplo, puzles, sudoku, crucigramas o juegos de repetición de patrones, que contribuyen a estimular la resolución de problemas, promueven la asociación de palabras y la memoria.

Actividades recreativas: participar en talleres de pintura, música, jardinería artes creativas, tejido o yoga, con objeto de mantener activo el cerebro e inculcar nuevas destrezas.

Lectura: sea de libros, diarios o revistas, permite concentrarse, fomentar la imaginación y amplía el conocimiento.

 

 

Cuándo consultar
Es esencial visitar a un Geriatra o Médico Familiar cada 6 meses para chequear el estado general de los adultos mayores, sobre todo en caso de percibir los siguientes cambios:

  • Modificación en rutinas o actividades.
  • Cambios bruscos en el estado anímico o aislamiento, que se mantengan en el tiempo y sin razón aparente.
  • Disminución de la actividad física.
  • Presunción de enfermedad, teniendo en consideración que las patologías a esta edad se presentan de forma y con comportamiento distinto.

 

 

Acorde a un estudio sobre salud y bienestar llevado a cabo por la Universidad de Wisconsin, Estados Unidos, los miembros de la tercera edad que poseen espíritu joven, son menos propensos a experimentar trastornos crónicos e ingieren una menor dosis de medicamentos.

* contacto@careservices.cl   Teléfono: 226047714.

 

Salud digestiva: Prepara tu cuerpo para Fiestas Patrias

Marco Tulio Cicerón, el famoso filósofo y escritor romano, decía que “el placer de los banquetes debe medirse no por la abundancia de los manjares, sino por la reunión de los amigos y por su conversación”.

Un consejo que vale la pena seguir si de Fiestas Patrias se trata, pues es en esta época donde los chilenos tendemos a comer más, llegando a engordar entre 2 a 5 kilos promedio, afectando al sistema digestivo y, por ende, al bienestar en general.

Pero ¿por qué es tan esencial cuidar a este aparato? Debido a que es el responsable de absorber los nutrientes de los alimentos que ingerimos a diario y además es el encargado de eliminar los desechos de nuestro organismo, aportando de esta forma la energía suficiente para el crecimiento y la reparación celular.

Por lo mismo, y para enfrentar este tiempo de festejo sin culpas, preocúpate de comer liviano durante las semanas previas -incluyendo en tu dieta más ensaladas y sopas- y evita el consumo de productos que irriten o causen acidez en este conjunto de órganos.

Un importante estudio científico realizado por investigadores de las escuelas de Medicina y Odontología de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, revela que las enfermedades inflamatorias intestinales (como la de Crohn o la colitis ulcerosa) podrían estar vinculadas al estado en que se encuentra la salud bucodental de las personas.

¡Protege tu sistema digestivo!

Para mantener “en forma” tu sistema digestivo, sigue estos consejos:

  • Bebe abundante agua, ojalá 2 litros diarios, pues es un elemento fundamental al momento de descomponer las comidas y facilitar el paso de los nutrientes desde el intestino hacia el torrente sanguíneo.
  • Aliméntate balanceadamente e incluye frutas, verduras y fibras en tu menú diario, aliadas a imprescindibles a la hora de nutrir las bacterias que digieren la comida y controlar los problemas de estreñimiento.
  • Opta por alternativas que contengan grasas insaturadas, como pescados y frutos secos.

 

  • Trata de comer siempre en el mismo horario y varias veces al día para no ralentizar la digestión. ¡Evita las repeticiones!
  • Come lento y masticando bien cada bocado, para favorecer el trabajo de descomposición.
  • Cocina y aliña tus alimentos con aceite de oliva, pues el ácido oleico contribuye a incrementar la absorción de minerales y mejora la función pancreática.
  • Prefiere las cocciones a la plancha o el vapor para facilitar el proceso.
  • Cuida tu salud bucal, la puerta de ingreso al aparato digestivo.
  • Aumenta la ingesta de productos ricos en lecitina, un componente básico para digerir las grasas y que se encuentra en huevos, maníes y naranjas.
  • Escoge la ingesta de alimentos ricos en vitamina B, fundamentales para la correcta función del hígado, por ejemplo, cereales integrales, verduras de hojas verdes y plátanos.

 

Mídete a conciencia

Sé precavida y come moderadamente en esta época de Fiestas Patrias.

Si tu opción es la empanada, elige una pequeña, ojalá elaborada con harina integral y horneada. Al instante de seleccionar los ingredientes para la parrilla, prefiere el pollo y los cortes magros como lomo liso, el filete o posta rosada y privilegia el consumo de ensaladas.

Para el postre, opta por preparaciones sin azúcar o harinas refinadas y, al instante de beber, evita los destilados e inclínate por celebrar con vino o champaña.

 

Libros recomendados

Si quieres conocer más de este tema, anota los siguientes títulos.

  • “¿El secreto de la buena digestión? Aprende a entender tu cuerpo” de Ángela Quintas.
  • “Nuestro segundo cerebro” de Francisca Joly.
  • “La digestión es la cuestión” de Giulia Enders.

 

 

 

 

Alimentación balanceada: El secreto de un corazón saludable

 

 ¿Sabías que tu corazón palpita alrededor de 115.000 veces por día y late un promedio 42 millones de veces por año?

Lao Tse, el famoso filósofo chino, decía que “10 gramos de prevención equivalen a un kilogramo de curación”. Una premisa que se confirma si de cuidados coronarios se trata, pues basta tomar simples precauciones para proteger al miembro más significativo de nuestro organismo. Tal y como sugiere la Fundación Española del Corazón, “si las personas siguen una alimentación sana y balanceada, practican ejercicio por 45 minutos al día y mejoran su bienestar, se podrán revertir las cifras que estiman que los fallecimientos por esta causa alcanzarán los 23 millones de casos mundiales el año 2030”.

Pero ¿qué papel cumple este órgano que lo transforman en el motor de nuestro cuerpo y en la cuna de nuestra sensibilidad? Nada más ni nada menos que ser el músculo más potente, el protagonista del sistema circulatorio y responsable número uno del funcionamiento de nuestra vida en general, pues de éste depende que la sangre circule por todas y cada una de nuestras células, administrando el oxígeno y los nutrientes necesarios, y eliminando el dióxido de carbono y las sustancias residuales que permiten subsistir.

Parte por mejorar tu dieta

Para promover la longevidad, fortalece tu corazón y aliméntate como corresponde, sobre todo si estás en la década de los 40, edad en la que aumentan las probabilidades de desarrollar patologías cardiovasculares. Para ello, incrementa el consumo de ingredientes que contengan ácidos grasos esenciales como omega 3 y 6 y productos abundantes en fibra. Incluye en tu dieta, por ejemplo:

 

Nueces: reconocidas como uno de los alimentos asociados a una menor mortalidad por enfermedades coronarias acorde a un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Estados Unidos.

Brócoli: verdura que rica en ácido fólico, zinc, calcio, hierro y antioxidantes, previene la ocurrencia de accidentes cardiovasculares.

Chocolate negro con al menos 70% de cacao: en dosis moderadas restaura la flexibilidad de las arterias, promueve la circulación sanguínea y reduce el riesgo de desarrollar arterosclerosis.

Frutillas y arándanos: grandes fuentes de flavonoides que permiten dilatar y regular la presión arterial. Así y acorde a una investigación de la American Heart Association publicada en la revista Circulation, “comer 3 o más porciones de estas frutas frescas a la semana, disminuiría en hasta un tercio el riesgo de padecer ataques por esta causa”.

Alimentos ricos en taninos: como vino tinto y uvas, que ejercen una acción antioxidante al momento de prevenir las enfermedades degenerativas y bajar los niveles de colesterol malo.

Legumbres: sus proteínas de gran calidad y escasez de grasa contribuyen a controlar el colesterol en la sangre y disminuyen en un 22% la probabilidad de sufrir patologías cardíacas.

 

Avena: al contener altas cantidades de fibra beta-glucano, absorbe el colesterol en el intestino, ayudando a que se digiera más fácilmente, e impidiendo que se acumule en el sistema circulatorio.

Té verde: tomar 2 tazas diarias hace descender los niveles de grasa en la sangre.

Pescados: acorde a una publicación aparecida en la revista Journal of the American College of Cardiology, comer habitualmente pescado como reineta, merluza, salmón o lenguado, es clave para conservar un corazón sano, pues su ingesta baja los niveles de colesterol y triglicéridos, e incrementa la fluidez sanguínea.

EN RECUADRO

Siempre consume

  • 3 porciones de frutas y 2 de verduras, que son ricas en fibras y antioxidantes.
  • Semillas como quínoa, amaranto, chía o linaza.
  • Aceitunas y aceite de oliva para contribuir a la producción de colesterol bueno.
  • Palta: que rica en ácido fólico y vitamina E, sirve para cuidar la salud coronaria.

 

 

Evita

  • Los alimentos que contengan grasa de origen animal como, por ejemplo, carnes rojas, mantequillas, cremas, embutidos o lácteos enteros.
  • Comidas ricas en azúcares o harinas refinadas.
  • La sal y el alcohol.

 

 

 

 

¿ Cómo cuidar los ojos ? : Salud ocular

¿En qué consiste la salud ocular y qué cuidados hay que tener para mantener los ojos sanos?

La salud ocular se entiende como un estado de bienestar en el cual la persona tiene la agudeza visual necesaria para realizar sus actividades diarias. Está asociada a la ausencia de síntomas molestos como resequedad, ojo rojo o secreción.

Así y tal y como la gente protege su piel, debe hacerlo también con sus ojos. Por ejemplo, ser cuidadosa con el uso de lentes de contacto; retirar el maquillaje en la noche y lubricar los ojos en caso de presentar resequedad. Evitar estar expuesta a la contaminación o el humo del cigarrillo, que en el primer caso puede provocar daño en la superficie ocular y, en el segundo, en la retina. Y, por último, preocuparse de efectuar una consulta precoz en la eventualidad de observar síntomas poco frecuentes o tener historial familiar de enfermedades oculares.

¿A partir de qué edad se recomienda visitar al oftalmólogo?

La primera consulta oftalmológica debe llevarse a cabo una vez cumplidos los 4 años. A esa edad los niños son capaces de responder adecuadamente a la evaluación de agudeza visual. También hay algunos casos en que es fundamental realizar una consulta previa. Por ejemplo, si se percibe estrabismo o desviación ocular –o existe un familiar directo con esta enfermedad– o frente a la aparición de otros síntomas como lagrimeo, ojo rojo, secreción o similar.

Las evaluaciones se mantienen cada 1 a 2 años en caso de tener un examen normal o un vicio de refracción estable. Además, es esencial hacer un chequeo cerca de los 40 años, etapa en que comienzan a manifestarse síntomas derivados de la presbicia y se puede detectar signos tempranos de enfermedades como glaucoma u otras degenerativas.

 

¿Qué hábitos hay que evitar para no afectar la salud ocular?

Para los niños, es importante crear la costumbre de tener un momento de descanso visual respecto de las pantallas, con el propósito de prevenir la progresión de la miopía.

En los adultos, lo primero es evitar el cigarro, para proteger la superficie ocular y prevenir enfermedades degenerativas en la retina a mayor edad. Asociado a lo anterior, tener un buen control de las patologías crónicas y en el caso de algunos deportistas y trabajadores, promover el uso de lentes, antiparras o similares si se trabaja de manera expuesta.

¿Qué sugerencias daría en estos tiempos de pandemia para evitar la sobre exposición a pantallas?

Pocas veces nos habíamos visto expuestos a una pandemia como la actual. Nos tuvimos que adecuar a nuevos hábitos y formas de funcionamiento: teletrabajo y niños con educación desde el hogar y aunque no podemos evitar la exposición a las pantallas, sí podemos disminuir los problemas asociados a éstas.

Es común la aparición de dolor de cabeza al final del día, tanto en adultos como en menores. Por lo que es básico contar con los lentes adecuados y con la corrección necesaria; intercalar con algunos instantes de descanso visual: cada 20 minutos levantar la mirada desde la pantalla –sea del computador o dispositivos móviles– y mirar a lo lejos para relajar el enfoque, reducir los síntomas de cansancio visual y finalizar –especialmente en el caso de los más pequeños– con actividades en el patio o parque para aminorar el riesgo de desarrollar miopía.

Cuida tus ojos
  • Preocúpate de tener una alimentación balanceada y rica en vitaminas A y C, esenciales para el buen funcionamiento del sistema ocular.
  • Revisa la iluminación de los lugares donde estés para no recargar tu vista.
  • Protege tus ojos del sol, usando anteojos con filtro UV.

 

 

 

Probióticos: En buena compañía

John O’ Donohue, el reconocido filósofo y escritor irlandés, ¡tenía razón! Para estar en armonía, las personas deben ser capaces de conservar en perfecto balance lo interior y exterior, lo visible e invisible y lo conocido y recóndito. Una tarea que puede facilitarse gracias a la ayuda de los probióticos que, presentes de manera natural en varios alimentos, administrados como suplementos o, incluso, a través de la cosmética, pueden hacer que niños, mujeres y hombres se sientan en óptimas condiciones tanto por dentro como por fuera.

Definidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como “microorganismos vivos que, si se administran en cantidad suficiente, tienen efectos beneficiosos para la salud”, estas bacterias “buenas” permiten mantener en equilibrio la flora bacteriana, fortalecer el sistema inmunológico y estimular la producción de nutrientes esenciales, entre otras propiedades. Para lograrlo sólo deben existir y poseer identidad tanto en género como en especie.

 

GRAND VIEW RESEARCH -EMPRESA ESTADOUNIDENSE DE CONSULTORÍA- PROYECTA QUE PARA 2025 EL MERCADO GLOBAL DE PROBIÓTICOS ALCANZARÁ LOS 77,09 BILLONES DE DÓLARES, COMO CONSECUENCIA DEL CRECIENTE INTERÉS POR LA SALUD PREVENTIVA.

 

Es que, para estar bien y con energía, uno de los requisitos básicos es contar con un intestino saludable, que permita protegerse de los agentes patógenos, controlar los procesos inflamatorios y la oxidación celular.

Principales beneficios

  • Refuerzan las defensas y cada cepa tiene un objetivo específico.
  • Regulan alergias e intolerancias alimentarias.
  • Colaboran en la formación de enzimas, vitaminas y ácidos grasos.
  • Controlan la propagación de microorganismos nocivos por el cuerpo.
  • Contribuyen a la digestión.
  • Promueven la absorción de calcio, hierro y magnesio.
  • Previenen enfermedades como colitis, síndrome del intestino irritable, enfermedad de Crohn e inflamación intestinal.
  • Disminuyen los riesgos de sufrir cáncer, hemorroides e infecciones urinarias.
  • Algunos estudios preliminares aseguran que, incluso, sirven contra la diabetes y la depresión.

100% comestibles

Si quieres consumirlos en alimentos, prefiere los productos lácteos fermentados como el yogurt, el kéfir, la leche o los quesos, o incluye en tu dieta diaria alternativas vegetales como la bebida kombucha, el chucrut o el miso.

 

Su aporte a la belleza
 Los probióticos no sólo equilibran la flora intestinal, también contribuyen a mejorar el aspecto de la piel, ya que ejercen una acción antiinflamatoria y antioxidante, reforzando la barrera cutánea, previniendo enfermedades como el acné, la psoriasis o la dermatitis atópica y, además, retardan el envejecimiento, por algo son ingrediente frecuente de sueros y cremas dermocosméticas.

 

Aprende a diferenciar
 La principal distinción entre probióticos y prebióticos es que los primeros son microorganismos vivos que se introducen al intestino al consumir diversos suplementos o comidas. En cambio, los segundos están formados por fibras vegetales no digeribles que estimulan el crecimiento de bacterias beneficiosas al interior de este órgano del cuerpo.

 

 

 

Clorofila, ¡pura vida para tu cuerpo!

 

UNA INVESTIGACIÓN LLEVADA A CABO POR LA UNIVERSIDAD ESTATAL DE OREGÓN, ESTADOS UNIDOS, DETERMINÓ QUE EL CONSUMO DE CLOROFILA DISMINUYE LA PRESENCIA DE TUMORES CANCERÍGENOS EN HÍGADO ENTRE 29 Y 63%.

 

Aristóteles, el célebre filósofo y científico griego, decía que la naturaleza no hace nada incompleto ni en vano, una premisa que se cumple a cabalidad al conocer las innumerables propiedades de la clorofila, el pigmento fotosintético por excelencia que -presente en plantas, varias algas y bacterias- es el responsable de dar color verde a gran parte de las especies del reino vegetal.

Estructurada molecularmente de forma similar a la sangre humana, la gran diferencia entre hemoglobina y clorofila es que la primera tiene al hierro como protagonista y la segunda al magnesio, pero ambas contribuyen al óptimo funcionamiento de órganos y sistemas.

Por algo este fitonutriente es esencial para oxigenar la sangre, incrementarla al interior de nuestro organismo, y distribuirla por las diversas células corporales.

Y no sólo eso, su ingesta produce un efecto détox, que favorece la eliminación de toxinas y metales pesados, mejora las defensas gracias a su capacidad alcalinizante, y regula la proliferación de gérmenes.

Indispensable para la salud

De hecho, incluir clorofila en la dieta diaria te permite:

  • Equilibrar el colesterol y glucosa en la sangre.
  • Asimilar los nutrientes y estimular la producción de estrógenos.
  • Mejorar la absorción de calcio, asegurando el buen estado de huesos y dientes.
  • Promover la protección de órganos como hígado o estómago.
  • Reforzar la memoria.
  • Incentivar el rendimiento muscular y nervioso.
  • Eliminar olores corporales y pesadez estomacal.
  • Prevenir ciertos cánceres como consecuencia de sus propiedades antioxidantes (rica en vitaminas A, C y E).
  • Maximizar la circulación sanguínea y aminorar los riesgos cardiovasculares.

 

En equilibrio por fuera y por dentro

Además, este compuesto -sea a través de la ingesta de alimentos o el uso de suplementos- estimula la cicatrización y elasticidad cutánea, controla el acné y las líneas de expresión y fomenta la apariencia de una piel suave y tersa. Y si a cuidado del pelo se refiere, este fitonutriente es rico en minerales, vitaminas y proteínas, por lo que sirve para el crecimiento capilar y el cese de la caspa.

Dónde encontrarla

Para asegurar la ingesta diaria, incluye en tu dieta aquellas verduras de hojas verde que tienen un alto contenido de clorofila, por ejemplo, espinaca, acelga, rúcula, lechuga, berro o perejil, y recuerda que mientras más oscuro sea el vegetal, mayor será el aporte de este compuesto.

Prefiérelas crudas y en ensaladas o batidos tal y como sugiere Colomba Fernández-Romo, Nutricionista de la Universidad Mayor con esta receta de jugo détox.

Ingredientes

½ manzana verde

1 pepino grande

1 tallo de apio

1 puñado de espinaca

Raíz de jengibre a gusto

 

Preparación

  • Lava muy bien las verduras y luego trózalas.
  • Licúa todos los ingredientes y agrega un poco de agua si queda muy espeso, ¡disfruta!

 

 

 

 

1 2 3 8