Tag Archives: niños

Diabetes Infantil: La alimentación saludable es clave

En el atlas 2019 de la Federación Internacional de la Diabetes (IDF), se afirma que hay 463 millones de personas viviendo algún tipo de Diabetes Mellitus, de los cuales 1.110.000 serían niños y adolescentes con Diabetes tipo 1.

En Chile, los datos relacionados a prevalencia son escasos y señalan que existirían 13.476 personas diagnosticas con DM1, según el Estudio de Verificación de Costos del GES de 2015.

La diabetes es una enfermedad seria y crónica que se genera cuando el páncreas no produce suficiente insulina o cuando el cuerpo no puede utilizar eficazmente la insulina que produce. Hay tres tipos principales de diabetes:

Diabetes tipo 1: que es la más frecuente entre los niños y adolescentes.

Diabetes tipo 2: que es la más frecuente entre los adultos y está ligada a la obesidad o el sobrepeso, la falta de actividad física y mala nutrición.

Diabetes gestacional: que es una complicación del embarazo que afecta a 10% de los embarazos a nivel mundial, aproximadamente.

Una gran proporción de los casos de diabetes son prevenibles.

La obesidad es un factor de riesgo

La obesidad infantil es particularmente problemática debido a que el peso adicional suele provocar que los niños comiencen a tener problemas de salud que antes se consideraban exclusivos de los adultos, como diabetes, presión arterial alta y colesterol alto.

Muchos factores, que generalmente funcionan conjuntamente, aumentan el riesgo de que tu hijo tenga sobrepeso:

  • Mala alimentación: Si tu hijo come alimentos con alto contenido calórico, como comidas rápidas, productos horneados y bocadillos de máquinas expendedoras, puede aumentar de peso.

Los dulces y los postres también pueden causar aumento de peso, y cada vez hay más evidencia que apunta a las bebidas azucaradas, inclusive los jugos de fruta, como culpables de la obesidad en algunas personas.

  • Falta de ejercicio: Los niños que no hacen mucho ejercicio tienen más probabilidades de aumentar de peso porque no queman muchas calorías. También contribuye al problema, pasar demasiado tiempo dedicado a actividades sedentarias, como mirar televisión o jugar videojuegos.
  • Factores hereditarios: Si tu hijo proviene de una familia de personas con sobrepeso, es más probable que suba de peso. Esto es especialmente cierto en un entorno donde siempre hay alimentos disponibles que son ricos en calorías y no se fomenta la actividad física.

Por eso, lo más importante es mantener un estilo de vida saludable en los menores, las recomendaciones de los especialistas son las siguientes:

  • Los niños necesitan de una alimentación balanceada y variada.Cada comida debe incluir:
  • Carbohidratos como: cereales integrales, granos, vegetales y frutas naturales.
  • Proteína como pollo, huevo, pescado y carnes magras.
  • Grasas saludables como nueces, aceites de oliva, aguacate.
  • Vegetales sin almidón como lechuga, pepino, tomate, pimentón, zanahorias, brócoli- Trata de incluir al menos un vegetal sin almidón en cada comida.

Los niños necesitan carbohidratos para su desarrollo y crecimiento. No se deben limitar pero debemos poner atención al tipo de Carbohidrato, ya que no todos son iguales.

Recuerda que la cantidad de carbohidrato que debe consumir tu hijo al día debe ser individualizada ya que depende de su edad, peso, actividad física y necesidades calóricas.

¡Cuidar de los nuestros es lo mejor!

Fuentes:

https://www.mayoclinic.org

https://diabeteschile.cl/

https://www.minsal.cl/

 

Por Daniela Valdebenito

¿Cómo saber si un niño tiene una enfermedad respiratoria?

Con la llegada del invierno, es común que las enfermedades virales se propaguen con mayor rapidez, esto no sucede porque sea directamente el frío que enferme a las personas, sino porque los mecanismos de defensa de la nariz y boca están más vulnerables, por lo que es mucho más fácil que un virus tenga la oportunidad de entrar en el organismo. Además, en invierno se suele estar en espacios cerrados y poco ventilados, lo que genera una mayor circulación de virus.

Pero el virus que resfría a un niño o niña grande o a un adulto, puede ser mucho más grave en un niño/a pequeño/a, que no tiene la misma inmunidad que los adultos, por lo que un simple resfrío puede pasar a bronquitis, neumonía o laringitis cuando el adulto o el hermano/a mayor presenta un simple resfriado.

 

¿Cuáles son las enfermedades más frecuentes?

  • Bronquitis.
  • Bronqueolitis.
  • Neumonías virales (por ejemplo, por virus sincicial y otros).
  • Laringitis.
  • Faringitis.
  • Rinofaringitis (resfrío común).

 

Síntomas a considerar

  • Tos: Es un reflejo convulsivo que expulsa lo que está produciendo inflamación principalmente en la garganta, si hay tos, es porque existe un problema en los bronquios, y suele comenzar un par de días antes con dolores de garganta.
  • Hundimiento de partes blandas: Por ejemplo, la zona de las costillas, lo que refleja dificultades para respirar.
  • Cianosis: Coloración morada en los tejidos, principalmente labios y mucosas orales, que aparece por falta de oxígeno.
  • Aumento de la frecuencia respiratoria: Los niños respiran normalmente entre 12 y 14 veces por minuto, el aumento de esta frecuencia puede significar que su cuerpo está haciendo un esfuerzo adicional por oxigenar la sangre.

 

Lo más importante es siempre estar atentos a cualquier síntoma y evitar la automedicación. Si el niño presenta fiebre se debe acudir inmediatamente con un médico para que pueda tratar la enfermedad y así evitar complicaciones.

¡En casa todos nos cuidamos!

 

Por Daniela Valdebenito 

#Pielesreales: Protege la piel de tus hijos del sol

El cuidado de la piel del niño es trascendental para resguardar su salud. Este órgano, el mayor del cuerpo humano, es la primera barrera protectora que evita el paso de gérmenes, mantiene la temperatura corporal y tiene una función sensorial que nos permite percibir las cosas a través del tacto. Por eso es importante que conozcamos cómo cuidar la piel de los más pequeños de la casa. Sigue estos tips para prevenir y proteger y, de paso, complementa con la información de nuestro video.

1.Piel limpia, piel sana, ¡piel feliz!

Una buena higiene de la piel permite eliminar secreciones cutáneas como sudor y sebo además de la suciedad ambiental previniendo infecciones. Utiliza limpiadores suaves como los sustitutos del jabón con un PH equilibrado. ¿La razón? Los jabones alcalinos son agresivos para la piel, eliminan los lípidos y la resecan. Recuerda: No es aconsejable una higiene demasiado enérgica, el uso de productos inadecuados que puedan irritar la dermis.

2.Ojo con el resto del cuerpo

De nada sirve proteger solamente el rostro de los niños, el resto del cuerpo también es importante. Una ducha es suficiente además del uso de jabones suaves frotando con delicadeza axilas, zona genital, orejas y pies. Acostumbra a los niños a que emplee directamente sus manos para familiarizarlos con su cuerpo.

3.Post limpieza: hidrata

La hidratación regular con productos probados y de compatibilidad demostrada con la piel sensible ayudará a mantener la piel de tus niños hidratada y sana. Después del baño o la ducha conviene utilizar cremas hidratantes que no tengan mucho color ni una base demasiado perfumada. De esta manera evitaremos problemas como sequedad, eczemas o picores. Y cuando de ropa se trata: prefiere siempre tejidos de algodón e hilo en las prendas que estén en contacto con la piel.

4.Fotoprotección

La radiación solar es imprescindible para obtener la vitamina D necesaria para el desarrollo de los huesos. No obstante, debemos buscar un equilibrio pues las quemaduras solares en la infancia son determinantes para la aparición de melanomas (cáncer cutáneo) en la edad adulta. Cuida a tus niños de la radiación UVB y UVA utilizando siempre productos resistentes al agua y a la fricción.

6 Claves para saber si tienes apnea de sueño

La apnea del sueño consta de episodios repetidos de obstrucción parcial o total de la faringe durante el sueño. Ya sea por causas anatómicas o hereditarias, la apnea ocurre cuando la vía aérea es más estrecha de lo común, provocando que nuestros músculos dilatadores de la faringe se relajen, la vía aérea se cierre y la respiración se haga dificultosa. Es más, la diabetes, la hipertensión arterial, las cardiopatías coronarias y la obesidad, también influyen en la gravedad detrás de este trastorno.

Claves de autocuidado

-Crea un ambiente relajante en la habitación

-Programa un horario para ir a dormir

-Evita beber alcohol y las actividades físicas intensas antes dormir

-No lleves preocupaciones a la cama

Estos consejos pueden ayudarte a mejorar tu calidad de vida y disminuir los riesgos que trae consigo la apnea del sueño. Recuerda consultar con tu médico un tratamiento específico.